Consejos para la meditación (y II)

Segunda entrada sobre los problemas y dudas más frecuentes de aquellos que se inician en la meditación, en el que se trata la postura, el tema de meditación y la frecuencia. Como ya dije en el primer post (Consejos para la meditación I), no soy ningún gurú budista ni de la meditación, simplemente intento ayudar contando lo que... Continue Reading →

Pasatiempos

<<- Bien, entonces, ¿qué más quieres? - Quiero más. No estoy contento con ser feliz, no he sido creado para ello, no es mi sino. Mi determinación es lo contrario>>* Es un tópico, pero es verdad: nacemos y estamos condenados a morir. Menos evidente para muchos, pero no menos verdad: nacemos y estamos condenados a... Continue Reading →

Si todo es interdependiente…

Si todo lo llegado a ser es impermanente y carece de esencia, si todo ha surgido en interdependencia de otros elementos y fenómenos, si todo ha surgido mediante unas causas y condiciones, si todo lo llegado a ser está destinado a dejar de ser en algún momento... Si nada existe por sí mismo, si nada... Continue Reading →

Fragmentos: Demian

Demian: Historia de la juventud de Emil Sinclair es una de las novelas más conocidas de Hermann Hesse, en la que retrata en primera persona el paso de la niñez a la madurez del protagonista y de sus correspondientes cuestiones existenciales, un tanto diferentes a las normales. A continuación transcribo una serie de fragmentos que, tanto... Continue Reading →

La espada de Manjusri

Cuenta la leyenda que Udrak, un maestro no budista, practicaba la meditación de la calma mental desde hacía mucho tiempo. Tanto, que su cabellera llegó a crecer extraordinariamente. Una vez, mientras estaba totalmente absorto en una de sus meditaciones, parte de su cabellera fue devorada por unas ratas.
A pesar de su increíble dominio de la meditación de la calma mental, en cuanto salió de su trance meditativo y vio lo que las ratas habían hecho, montó terriblemente en cólera y todas su emociones aflictivas se manifestaron de nuevo, como si nunca hubiese meditado.
Y es que, tal y como indica 道 en el artículo que reblogueo, si limitamos nuestra meditación a la concentración, sin reflexión ni auto-observación, la liberación parece funcionar “sólo mientras estás sentado… Luego todo se evapora como el humo… Vuelves a enfrentarte con el Samsara y vuelves a enrredarte…”.

El blog de 道

Existe la creencia (explicitada o no) de que la meditación es algo así como una habilidad a ejercitar, y que cuando se adquiere su maestría suprema, uno habrá conseguido realizarse.

Es como si meditar fuera como entrenar para correr maratones y que cuando se logre correr una maratón completa en determinado tiempo, se estará realizado.

A veces se oye hablar con orgullo de si uno ha meditado 3 horas seguidas, o 10 días de retiro, incluso he llegado a leer quien se muestra orgulloso de llevar 35 años meditando.

También existen en algunas doctrinas, categorizaciones de estados meditativos (samadhis, jhanas…) y el practicante puede correr el riesgo de creer que son etapas de realización o de aproximación al despertar o de obtención de sabiduría.

La realidad es que si alguien puede haber meditado durante 35 años y no haber despertado, quizá es que ese asociar de forma unívoca “maestría en…

View original post 522 more words

Consejos para la meditación (I)

Desde que tengo este blog, algunas personas me preguntan por Twitter, mail y demás medios qué pueden hacer para empezar a meditar, para mejorar su meditación, para evitar tal o tal problema mientras meditan, etc.. Aunque he repetido a lo largo de mis post por activa y por pasiva que no soy ningún gurú budista ni... Continue Reading →

El Buda gordo

Más de una vez me ha pasado que, hablando con alguien sobre Buda, salta a escena por alguna razón o por otra la famosa figura del buda gordo sonriente. Pero no, ése no era Buda. Sidarta Gautama, en cuyas enseñanzas se fundamenta el budismo y al que hoy conocemos por antonomasia como Buda, no estaba gordo,... Continue Reading →

Etapas, de Hermann Hesse

Así como toda flor se enmustia y toda juventud cede a la edad, así también florecen sucesivos los peldaños de la vida; a su tiempo flora toda sabiduría, toda virtud, mas no les es dado durar eternamente. Es menester que el corazón, a cada llamamiento, esté pronto al adiós y a comenzar de nuevo, esté dispuesto a darse, animoso y sin... Continue Reading →

Powered by WordPress.com.

Up ↑